El pirata habanero

JorgeSK 7 de mayo de 2019

El primer ataque pirata a la ciudad fue por un pirata francés en 1536, pero era tan pequeña que se rescató de ser incendiada por 700 Pesos. Al año siguiente los corsarios se apoderaron, luego de intensos combates en La Habana, de tres naves cargadas de riquezas y en 1538 piratas franceses al mando de Diego Pérez, que había sido lugarteniente de Jacques Sores, se llevan hasta la campana de la Parroquial Mayor e incendian la ciudad, por lo que a partir de 1540 se construyen fortalezas y murallas convirtiendo el puerto en el mejor protegido de la América.

Pocos saben que La Habana tuvo su propio pirata, llamado Diego Grillo, Capitán Dieguillo o Mulato Lucifer, hijo de un español con una esclava, pero debido a los maltratos que recibió de niño el muchacho abandonó la ciudad a los trece años en una fragatilla española donde fue capturado (1572) por Francis Drake cuando se dirigía a atacar a Nombre de Dios en el istmo de Panamá, convirtiéndole en su protegido y llegando a ser un alumno aventajado. Ese mismo año participó con su protector en numerosos ataques como los ataques de Campeche, Veracruz y ciudades a lo largo de la costa de Nicaragua, así como en atropellos en Moogadores, Río de Oro, Cabo Verde, La Plata, el Callao, en puertos de Chile y Perú.

Con el tiempo, Diego Grillo, llegó a comandar una pequeña nave de 10 cañones, con la que realizó grandes actos de vandalismo y asesinatos y una vez graduado de pirata, su mayor hazaña fue el ataque a naves españolas en Nuevita, Camagüey, donde se apoderó de los tesoros que traían de América. En 1579, ante el Tribunal de la Inquisición de México, el piloto portugués Noño da Silva contando sus correrías por los mares hizo esta referencia: “Drake traía consigo un joven negro, por nombre Diego, que hablaba español e inglés”.

Con Drake participó en su viaje de circunvalación presenciando el recibimiento dado y la visita que le hizo la reina Isabel cuando le recibió y ennobleció. Diego permaneció en la patria de Drake hasta 1585 que fue a América para otros saqueos, pero al ser atacados por la fiebre amarilla, hizo un alto en el Cabo de San Antonio perdiéndose sus huellas, hasta reaparecer como Capitán Coopera con Cornelius Jols, “Pata de Palo”, el 18 de febrero de 1603. Para Diego disfrutar la jerarquía de lugarteniente del pirata holandés, debió poseer experiencia, valor, conocimientos de idiomas y escuela de piratería y corzo de altos mares. A partir de 1640 Grillo comenzó a perderse en el tiempo y su figura a disiparse.

¿Le pareció interesante?. Escriba un comentario ¿Aún no tiene cuenta? Registrarse