Matanzas I Parte

JorgeSK 5 de agosto de 2019

La Atenas de Cuba, la Ciudad de los Puentes, la Venecia Cubana, la Bella Durmiente, la Ciudad de los Ríos, con todos esos sobrenombres se ha conocido a la ciudad de Matanzas fundada en las márgenes de una hermosa bahía en la costa norte de Cuba y en la cual desembocan los ríos Yumurí, San Juan y Canímar.

Existen distintas versiones acerca del origen de su nombre y la versión más difundida es la que dio el Padre Bartolomé de las Casas, quien en sus crónicas refiere que en 1510 en la bahía de Guanímar los aborígenes asentados en torno a ella, dirigidos por Guayucayex, cacique de la aldea de Yucayo, atacaron a un grupo de españoles que navegaban por esa zona y dieron muerte a la mayoría de ellos. En recuerdo a aquel suceso a partir de 1513 la ensenada de Guanímar comenzó a llamarse en los mapas y documentos con el nombre de Matanzas.

Esta bahía alcanzó notoriedad mundial en 1628 cuando el 8 de septiembre de ese año una escuadra holandesa al mando de Piet Heyn capturó en ella a la Flota de la Plata proveniente de Veracruz, México, que transportaba las riquezas de América para la monarquía hispana. La noticia conmovió a Europa y puso en evidencia el empuje y la peligrosidad del corso y la piratería en los mares americanos, al tiempo que demostró la necesidad de fortalecer la defensa militar

La ciudad se fundó el 12 de octubre de 1693 mediante la misa oficiada por el Obispo Diego Evelino de Compostela. La nueva urbe española en Cuba llevó por nombre San Carlos y San Severino de Matanzas por el Rey Carlos II y por el Gobernador Interino de la Isla y en la creación de la ciudad concurrieron circunstancias que le confirieron un carácter único en el panorama cubano. Fue la primera urbe del país erigida bajo la voluntad estatal explícita en los documentos emitidos por el Rey de España y respondía a la imperiosa necesidad de resguardar a la capital de un ataque enemigo por la retaguardia. Se levantó de manera organizada con los conceptos de la cuadrícula plasmada en un plano previo, ajustado a “regla y cordel”, con el ánimo real de considerarla ciudad y no villa, como sus predecesoras. Es por tanto la primera ciudad moderna de Cuba y por la procedencia del núcleo fundamental de sus fundadores se le puede considerar como la ciudad primada de los oriundos de las Islas Canarias en América, pero no fue hasta 1818 que se habilitó el puerto de Matanzas para comerciar con todo el mundo iniciándose una etapa de esplendor en el cual las comunicaciones jugaron un papel importante.

¿Le pareció interesante?. Escriba un comentario ¿Aún no tiene cuenta? Registrarse