Primeras construcciones de La Habana

JorgeSK 26 de agosto de 2019

Durante la primera mitad del XVI La Habana resurgió en varias ocasiones de los incendios de piratas y corsarios porque las casas eran de paja y tablas cercadas por cañas, pues la cantería era sólo para parroquias, hasta que su levantamiento fue a partir de la plaza de Armas, ubicada aproximadamente donde está el Castillo de la Real Fuerza, alrededor de la cual estaban las calles y principales edificios (Ayuntamiento, Cuartel e Iglesia), siendo de las primeras Oficios y Mercaderes, por los vecinos que la vivían y que corrían paralelamente a la bahía y transversalmente a la del Basurero (Teniente Rey), la calle Muralla, llamada Real (nombre que recibía la calle principal en honor al Rey) y que conducía al camino de San Antonio en el campo, hoy Reina construida en 1844 en homenaje a Isabel II. La primera en empedrarse fue Empedrado. Entre sus primeras plazas estaban la Plaza Vieja y la de San Francisco.

Sus primeras casas fueron bohíos con techo de guano y solo los adinerados las construían de piedra a orillas de la bahía, entre las Plazas de Armas y de San Francisco (por la Lonja del Comercio) y a lo largo del Paseo de Tacón. Estaban cercadas por murallas dobles de tunas bravas debido a que el lugar era de terrenos bajos, cenagosos o cubiertos de monte, donde no existían canteras de piedra, estando las mas próximas en Guanabacoa, en lo que es hoy el barrio de San Lázaro, el Vedado, o por donde se encuentran las calles Águila, Neptuno y San Miguel, requiriéndose para acarrear las piedras de numerosos esclavos. Las primeras reformas y lujos se limitaron a paredes de embarrado de adobe, que ya se conocía en Andalucía, o de tablas de madera mal aserradas a mano.

En 1553 solo había dos casas de piedras, una de Juan de Rojas (uno de los vecinos mas influyentes), tan sólida que soportó el ataque de Sores en 1555 y donde mantuvo prisionero a Juan de Lobera, alcaide de La Fortaleza. Demolida por la construcción del castillo de la Fuerza

Para 1592 se construye la Zanja Real, primera gran obra de ingeniería en La Habana y primer acueducto realizado por España en América. Para 1600 las casas continuaban de madera aunque algunas eran de adobe con techos de tejas por lo general rectangulares y compactas, de pocas habitaciones y un patio para corral y huerta, alineadas solo en cuatro calles pues en el resto su levantaban donde al propietario le conviniese y en las esquinas las tiendas, muchas de ellas con un cuarto en los altos y puntales bajos, entre 3 y 3,5 metros de altura.

¿Le pareció interesante?. Escriba un comentario ¿Aún no tiene cuenta? Registrarse