Pinar del Río

Rogelio Serrano
Rogelio Serrano 10 de septiembre de 2018

Por: Rogelio Serrano Pérez

Pinar del Río tiene el nombre más lógico de las capitales provinciales de Cuba. El apelativo lo obtuvo por el espacio geográfico en que se asentaron los primeros pobladores. Privilegiadopor la variedad de recursos naturales el poblado, establecido a finales del siglo XVII a orillas del río Guamá, se convirtió en villa en 1859.

La bondad de la naturaleza sirvió para el fomento de la economía y la cultura, gracias a lo cual el 10 de septiembre de 1867 a la villa se le concedió el título de Ciudad por Real Decreto de la Reina de España, Isabel II. Once años más tarde, en julio de 1878 se conformó la provincia más occidental de la Isla, que heredó el nombre de su ciudad capital, Pinar del Río.

En el siglo XIX la ciudad adquirió la mayoría de las construcciones que hoy le dan su apariencia ecléctica. Hay industrias como la Fábrica de Tabacos, que desde 1859 se ha ganado la fama mundial gracias a exponer su el arte del torcido de tabaco; también destaca la Fábrica de Guayabita del Pinar, una bebida con frutas de la tierra, exclusiva de Pinar del Río,desde el año 1892.

Otras construcciones emblemáticas como la residencia del asesor titular de gobierno, convertida en una de las más importantes galerías de arte de la urbe, se concentran alrededor del Parque de Independencia, antigua Plaza de Armas, rodeado de casas edificadas en los dos últimos siglos.

De principios del siglo XX hay joyas como el Palacio Guash, de estilo ecléctico, hoy Museo de Historia Natural, que permite recorrer la hermosa naturaleza del occidente cubano.

La mezcla de portales con columnas, los capiteles, las tejas criollas rojas, las ventanas y puertas a dos hojas dan una sensación de acogida con la que coincide su gente amable y carismática, siempre dispuesta al diálogo, a orientar al viajero, personas de sonrisas fáciles.

Para la salvaguarda y admiración de una biodiversidad tan amplia como la pinareña se fundó en 1999 el Jardín Botánico, que en la actualidad posee 64 hectáreas con una extensa cantidad de plantas, en representación de la flora del territorio vueltabajero.

Pinar del Río, una ciudad de apenas 150 años, encanta por su sencillez y belleza; se parece a su gente.

¿Le pareció interesante?. Escriba un comentario ¿No tiene cuenta? Registrarse